All for Joomla All for Webmasters
Connect with us

Cumbre de Astaná: más Rusia, menos Estados Unidos y los rebeldes sirios en la encrucijada

MEDIO ORIENTE

Cumbre de Astaná: más Rusia, menos Estados Unidos y los rebeldes sirios en la encrucijada

Loading...

Estados Unidos, la Unión Europea, Arabia Saudi y la ONU han quedado con un papel menor. Pese a los fracasos anteriores Moscú afronta con optimismo el inicio de las negociaciones: los rebeldes han perdido territorios y esta vez quienes les darán voz son sus propios representantes, no líderes sirios en el exilio. “No es que tratemos de expulsar del proceso a la oposición política, pero partimos de que la cita de Astaná persigue lograr la participación plena en el proceso de los bandos armados, eso actualmente es lo más importante”, ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en una rueda de prensa.La llegada a la Presidencia de EEUU de Donald Trump, que se ha mostrado fundamentalmente interesado en derrotar al Estado Islámico más allá de rivalidades geopolíticas en Siria, da nuevos bríos a la iniciativa rusa. Incluso Turquía, que hace un año era para Moscú casi un aliado del Estado Islámico, parece haber moderado su apuesta irrenunciable por una caída del presidente sirio, Bashar Asad. “Tenemos que ser realistas, la situación sobre el terreno ha cambiado dramáticamente, Turquía no puede insistir en una solución sin Asad”, ha dicho el viceprimer ministro turco, Mehmet Imek. El presidente sirio, principal aliado de Moscú en la zona, está ahora más seguro que antes.

 

El proyecto de documento final de las consultas sirias en Astaná estipula un mecanismo tripartito para controlar el cumplimiento de la tregua en Siria, ha informado la cadena Al Jazeera citando la versión preliminar de la declaración. “Rusia está por lo general satisfecha con el resultado de la sesión plenaria de las negociaciones sobre Siria en Astaná”, ha dicho a la agencia Sputnik el jefe de la delegación rusa y enviado especial del presidente ruso, Alexandr Lavrentiev. Las consultas contribuirán a “sembrar semillas de confianza” entre Damasco y los rebeldes, ha declarado antes de empezar el representante permanente de Siria ante la ONU y jefe de la delegación gubernamental en el encuentro de Astaná, Bashar Jaafari. Las consultas las abrió una intervención de Damasco, seguida por las de la oposición, Rusia, Irán, Turquía, EEUU y la ONU. Las negociaciones se celebran a puerta cerrada.La organización del encuentro en Astaná, junto con la tregua declarada en Siria el pasado 30 de diciembre, es parte de un paquete de iniciativas de mediación de Rusia y Turquía apoyadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en su resolución 2.336.

 

Una de las preguntas que se hacen los analistas es si Rusia puede pasar a tener un papel de árbitro tras haber sostenido con su ejército al bando gubernamental y hasta qué punto Irán y el propio régimen sirio permitirán que desande ese camino. Moscú y Teherán compiten a la hora de capitalizar las victorias militares en suelo sirio. La oposición siria ha denunciado que Damasco no está respetando el alto el fuego impulsado por Turquía y Rusia, así que para Moscú la cita es una prueba de hasta dónde llega su influencia en el régimen de Asad. Según una fuente rebelde, no hay conversaciones directas entre la delegación insurgente y la enviada por Damasco. Las posturas siguen alejadas. El enviado gubernamental turco ha calificado de “insolente” el discurso de uno de los líderes rebeldes. La separación entre terroristas y combatientes sigue siendo un principio fundamental. “Irán, Rusia y Turquía vuelven a declarar su intención de combatir conjuntamente contra Daesh y Al Nusra y separarlos de los grupos de la oposición armada”, dice el proyecto de documento que será firmado tras las conversaciones, ha informado AP. Para la oposición, la cita es un cruce de caminos: si se desvincula de grupos como Jabhat Fateh al-Sham (antiguo Al Nusra, vinculado con Al Qaeda) pierde músculo militar, pero los retrocesos de los últimos meses hacen que un compromiso parezca por fin una buena salida. A las conversaciones están invitados todos los opositores salvo el Estado Islámico y Jabhat Fateh al-Sham. Pero otro grupo, Ahrar al-Sham, ha renunciado finalmente a participar, por lo que es una incógnita cómo se comportarán sus miles de combatientes ante un nuevo acuerdo. Tampoco están los kurdos del PYD, lo que supone una concesión de Moscú ante Ankara. Pero no está claro que la nueva Casa Blanca también esté dispuesta a renunciar a ese brazo armado, que Turquía ha querido sustituir en el norte de Siria coordinando sus ataques con quien fue su enemigo sobre el terreno: Rusia.

Loading...
Continue Reading
Click to comment

Siguenos en Facebook

Ultimas Noticias Mundiales



Actualidad de Oriente Medio

loading...
To Top