All for Joomla All for Webmasters
Connect with us

“Haremos respetar el Estado de Derecho en Venezuela”

AMERICA

“Haremos respetar el Estado de Derecho en Venezuela”

Loading...

Una vez más la Diplomacia Bolivariana logró advertir a la comunidad internacional acerca de las intenciones que provienen del actual titular de la Secretaria General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en complicidad con muy pocos gobiernos de la región y la oposición derechista venezolana, de presionar al Gobierno venezolano para que vulnere sus leyes, su Constitución y el Estado de Derecho, durante la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de este organismo celebrada ayer martes en Washignton a solicitud de Venezuela, para discutir la situación nacional con presencia del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, como parte del grupo mediador para el diálogo en nombre de al Unión de naciones Suramericanas (Unasur).

Al inicio del cónclave, Rodríguez Zapatero dio a conocer “por primera vez en público”, los detalles y los avances para el diálogo entre el Gobierno Bolivariano y la Oposición Venezolana. Al respecto, indicó que su mediación y la de los ex presidentes Martín Torrijos (Panamá) y Leonel Fernández (República Dominicana) se hacía subrayando el respeto a la soberanía venezolana “supone el renunciar de antemano y como principio de actuación a cualquier intención de injerencia, así entiendo las relaciones internacionales: cooperación, diálogo, ayuda, acercamiento”.

Rodríguez Zapatero además dejo en claro su plena imparcialidad y refirió anécdotas en las que indicó que fue contactado por un dirigente opositor que le asomó la posibilidad de su participación en una eventual mediación en Venezuela, y que desde su inicio en funciones de mediador en este proceso, se ha reunido más veces con opositores que con funcionarios del Gobierno Bolivariano.

El ex presidente español además confirmo y reiteró el apoyo que ha recibido en esta tarea, de parte del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, por la Unión Europea (UE) y por la mayoría de los países de la región.

Rodríguez Zapatero fue enfático y sincero al señalar que el Gobierno venezolano y la oposición debe en primer lugar “abordar los conflictos y controversias entre poderes e instituciones existentes en Venezuela”, incidiendo en que “la institucionalidad democrática es la clave del orden, de la convivencia, de la seguridad jurídica y de la previsibilidad”.

También mencionó la necesidad de una reconciliación como punto de partido para el diálogo y en ese punto refirió la importancia de su visita al dirigente opositor Leopoldo López en prisión por incitar a la violencia con fines políticos para subvertir el orden constitucional. Rodríguez Zapatero detalló que ese encuentro permitió transmitir el doble mensaje de reconciliación que había encontrado tanto en la esposa de López Lilian Tintori, como en el presidente Nicolaś Maduro, quien le autorizó a realizar la visita. “Creo que tiene un alto valor pero les corresponde a ustedes juzgarlo”, afirmó.

“Llevamos en torno a 20 reuniones con representantes del Gobierno y de la oposición, en Caracas y en República Dominicana”, indicó el antiguo gobernante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

“Estamos en la fase de exploración, para construir pilares de un dialogo sólido y consistente, no hemos perdido el tiempo y hemos hecho un esfuerzo constante que espero pueda tener, en fechas razonables, una confirmación, una revalida en el inicio activo del diálogo, aunque un camino ya se ha recorrido”, indicó.

Rodríguez Zapatero pidió a los países del hemisferio darle una oportunidad al diálogo en Venezuela, en loq ue él denominó un proceso de paz preventiva para evitar que la situación derive en experiencias bélicas y de enfrentamientos violentos (dictaduras, golpes militares, guerras civiles) como los sucedidos en las décadas de los 60,70, 80 y 90, que se conocen tristemente en América Latina y que aún tienen secuelas en las vida de los pueblos.

La intervención de Rodríguez Zapatero fue aplaudida y considerada por los presentes como una pieza de alta política, al punto que el Secretario del Consejo Permanente, el argentino Juan José Alcuri, ordenó su publicación en la página web del organismo.
NO TIENEN MORAL

Sin embargo, tras la intervención de Rodríguez Zapatero, principalmente Paraguay, EEUU, Canadá y Uruguay, impulsaron la tesis de la oposición venezolana según la cual no puede existir diálogo sin referéndum revocatorio “rápido y oportuno”, en contradicción con lo que ya ha señalado el Poder Electoral sobre los pasos a seguir para la activación de este mecanismo; y sin liberación de los supuestos presos políticos.

La respuesta de la canciller venezolana Delcy Rodríguez fue contundente: “he escuchado al vicecanciller de Paraguay. ¿Cómo pueden hablar de democracia un gobierno que llegó producto de un golpe de Estado? ¿Quién puede hablar de democracia cuando sus autoridades fueron funcionarios de (Alfredo) Stroessner? ¿Con qué moral le hablan a Venezuela? ¡Ya basta de doble estándar! Venezuela no está siendo juzgada por esta institución”.

Rodríguez también cuestionó la intervención del representante de EEUU, Michael J Fizpatrick, a quien le reclamó actuar en contra de las acciones diplomáticas del Departamento de Estado, pues su posición estaba distante de lo conversado con el Secretario Jonh Kerry en República Dominicana donde se acordó la visita del versado diplomático Thomas Shannon a Caracas para encauzar las relaciones bilaterales y contribuir al diálogo nacional.

La canciller fue enfática al resaltar que la nación venezolana no está sujeta al monitoreo ni a la intervención de ningún país miembro de la OEA y advirtió la intencionalidad de algunos intereses en convertir ese organismo multilateral en una suerte de tribunal para juzgar al Gobierno Bolivariano. En este sentido reiteró su solicitud para suspender la reunión inconsulta del próximo jueves 23 de junio, convocada por Almagro para discutir la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela.

Rodríguez rechazó la pretensiones injerencias de países “no tienen moral para criticar” el Gobierno de Nicolás Maduro, que adelanta un diálogo de entendimiento, que se intenta boicotear por sectores de la derecha nacional e internacional apalancados por la actuación del Secretario General de la OEA.

La Ministra de Relaciones Exterior advirtió al embajador norteamericano que “el pueblo de Venezuela no obedece órdenes de EEUU. Imagino que usted habla por sí mismo y cuando pretende darme órdenes ¡Por favor! Liberen ustedes a los presos de conciencia que tienen en este país que da vergüenza. Eliminen la pena de muerte. ¿Cómo se les ocurre hablar de derechos humanos cuando ni siquiera han suscrito los convenios fundamentales en materia en derechos humanos?”.

“No puede venir ni pretender ningún gobierno extranjero a exigirle a Venezuela que vulnere su Estado de derecho. Es inadmisible. Y con esta misma fuerza defendemos el Estado de derecho multilateral porque es lo único que tenemos los países que no nos alineamos al país hegemónico de esta región”, profundizó.

“Con la OEA o sin ella defenderemos a Venezuela”, ratificó Rodríguez que además inició su participación pidiendo un minuto de silencio en homenaje a la masacre de los maestros en Oaxaca, México.

La sesión culminó con la conformación de la reunión del 23 de junio, en el salón Simón Bolívar de ese organismo, y la reiteración de la gran mayoría de Estados integrantes de acompañar y abogar el diálogo en Venezuela.

¿QUÉNES TORPEDEAN EL DIÁLOGO?

Mientras los pueblos y la mayoría de los gobiernos de todo un continente, independientemente de su signo político, abogan por un diálogo en Venezuela para solucionar la actual confrontación política en medio de una crisis económica, existen intereses que buscan torpedear la vía pacífica para la solución de la conflictividad.
La canciller Delcy Rodríguez acusó al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, de sabotear el diálogo al actuar como un activista de la oposición venezolana dentro del Organismo.
Por otra parte, son algunos dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) los que atacan e irrespetan la posibilidad del diálogo. Así el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, dijo este lunes que esperaba que los expresidentes que conforman la comisión mediadora (Rodríguez Zapatero, Torrijos y Fernández) “no digan mentiras” la reunión de la OEA sobre ese proceso que “no se ha dado”.
“Van al Consejo Permanente (de la OEA), se les va a dar un derecho de palabra, ojalá que no digan mentiras allá porque si no aquí los vamos a desmentir”, dijo Capriles en rueda de prensa.
Del mismo modo, Luis Florido, presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior de la Asamblea Nacional (AN) señaló que el gobierno quiere hacer creer a la OEA que el diálogo haría innecesario el referéndum revocatorio.
“Señor presidente, deje el miedo. Este 23 de junio, en la próxima sesión de la OEA, sabrá lo que piensa América de nuestra realidad”, declaró desde el Parlamento
Mientras, el mismo día de la sesión sobre Venezuela, el presidente de la AN, Henry Ramos Allup celebró a través de su cuenta tuiter que un grupo de jóvenes de la juventud de Acción Democrática estuviese en la sede de la OEA en Caracas entregando un documento para que “no se olvide la realidad” del país.
Estas acciones demuestran falta de confianza, de transparencia y de disposición al diálogo por parte de algunos representantes de al oposición, pese a que continuamente señalan que buscan la vía pacífica. Si no hay diálogo, sólo queda la violencia.
Cabe destacar que en las redes sociales venezolanas, grupos opositores orquestaron un bullying cibernético en contra del ex presidente Rodríguez Zapatero tras su participación en la sesión del Consejo Permanente de la OEA para favorecer al diálogo en Venezuela.

fuente: CORREO DEL ORINOCO

[ads2]

 

 

Loading...
Continue Reading
Click to comment

Siguenos en Facebook

Ultimas Noticias Mundiales



Actualidad de Oriente Medio

loading...
To Top